¿Por qué son malas las chuches?

Las golosinas son una tentación difícil de resistir, sobre todo para los niños. Y eso es debido a su alto contenido en azúcares simples.  Éstos son de absorción rápida y sólo aporta calorías “vacías”, es decir ningún tipo de nutrientes. Favorecen el exceso de peso y la obesidad. Además este tipo de hidratos de carbono simple provocan caries en los niños, lo que facilita la caída de éstos. Un exceso de golosinas puede generar resistencia a la insulina y a largo plazo favorecer la aparición de diabetes.

Ejemplo: una bolsita de caramelos de goma de 100 gramos aporta 360 kcal.

Además de todas estas calorías que aportan, las “chuches” aportan gran cantidad de grasas saturadas, sal, colorantes, saborizantes y aditivos, que pueden traer consigo problemas gástricos como acidez o anemia.

Por lo tanto, las “chucherías” no deberán ofrecerse a los niños  como premio, recompensa o regalo ya que, además de provocarles una adicción que costará cada vez más quitarles, puede provocar problemas para su salud. No están prohibidas pero habrá que controlar su consumo.

Mucho más aconsejable es preparar meriendas, premios, aperitivos dulces a base de frutas para que aprecien los fantásticos sabores de las frutas y se acostumbren a consumirlas de forma habitual en su alimentación diaria.

Patricia García Alós

Dietista-Nutricionista NºColCV:00282

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s