Disfunciones tiroideas

Si no tienes las concentraciones adecuadas de hormonas tiroideas tu organismo no funcionará correctamente.

Para que nuestro organismo funcione correctamente es muy importante tener las concentraciones adecuadas de hormonas tiroideas (T3 y T4). Cuando éstas no son las adecuados hablamos de que existe una disfunción tiroidea.

Si la glándula tiroides es hipoactiva, no produce suficientes cantidades de hormonas tiroideas y los procesos metabólicos son más lentos por lo que el cuerpo se ralentiza y se dice que existe hipotiroidismo.

El hipotiroidismo es la enfermedad más frecuente de la glándula tiroides. Los síntomas más frecuentes son: debilidad, calambres musculares, cansancio, somnolencia,  retraso psicomotor, disminución de la memoria, concentración deficiente, olvidos, malhumor, irritabilidad, sordera, depresión, aumento de peso por retención de líquidos, infertilidad, estreñimiento, disfonía, nerviosismo, alteraciones en los ciclos menstruales, periodos abundantes, disminución de la frecuencia del latido cardíaco, intolerancia al frío, piel fría, seca, áspera y rugosa, frecuentemente con aparición de un color amarillento debido a la acumulación de carotenos, cabellos secos, caída del cabello, hinchazón de los párpados y cara, ronquera y tos o faringitis persistentes.

Si, por el contrario, se tiene demasiada hormona tiroidea en la sangre, el cuerpo trabaja más rápidamente. Estaríamos ante un caso de hipertiroidismo.

Los síntomas más frecuentes de hipertiroidismo son: nerviosismo, debilidad, aumento de la sudoración, intolerancia al calor, palpitaciones, insomnio, pérdida de peso, puede presentar diarreas, temblor de manos, fatiga, sudoración excesiva, molestias oculares, ansiedad, en mujeres menstruaciones escasas o ausentes (amenorrea). También pueden aparecer manifestaciones cutáneas y oculares.

Por último, se habla de eutiroidismo, cuando la glándula tiroides funciona con normalidad, lo que se traduce en que existe la cantidad adecuada de hormonas tiroideas en el torrente sanguíneo.

Es frecuente que la disfunción de la tiroides pase desapercibida en muchos pacientes durante un largo periodo debido a que los síntomas no indican un diagnóstico claro. Un periodo de depresión, el embarazo y la menopausia pueden enmascarar los signos de dicha disfunción. Por lo tanto, si experimentas alguno de estos síntomas, tanto de hipertiroidismo o hipotiroidismo, pide a tu médico que te realice una prueba de sangre. Una analítica será suficiente para determinar la concentración de hormona TSH estimulante del tiroides que, a su vez, puede indicar cualquier disfunción potencial.

Para tu tranquilidad te diremos que el tratamiento de los trastornos del tiroides está bien establecido y es altamente efectivo; para ello, recurre cuanto antes a tu endocrinólogo. Además es importante conocer y analizar el origen de esta disfunción, entre las que podemos destacar:

Falta de yodo en la dieta (bocio).

Enfermedades del sistema inmunológico.

Inflamaciones del tiroides (tiroiditis).

Nódulos tiroideos.

Y en un porcentaje mínimo a enfermedades causadas por tumores.

 

Carlos Sánchez Juan

U. Endocrinología y Nutrición

Departamento Valencia-Hospital General

Universitat de València

Anuncios

2 pensamientos en “Disfunciones tiroideas

  1. Hace 2 años me diagnosticaron hipotiroidismo en mi ultimo análisis tengo la TSH a 4,32 y la T4 a 1,44. Mi medica de cabecera dice que estoy bien aun teniendo la TSH alta. Yo siempre me encuentro mal, dolores de cabeza, de articulaciones, mal estar en general , sensaciones raras de vacío en la cabeza. Mi medica no me quiere mandar al endocrino y yo ya estoy desesperada pues no se donde acudir, soy de Valencia. Me gustaría que me aclarasen ustedes algo sobre mi enfermedad, si mis valores están bien o tendría que variar la toma de eutirox, tomo 50. Mi medica no me lo quiere subir porque dice que me volveria hipertiroidea.Muchas gracias.

    • El tiroides produce una serie de hormonas que son necesarias para una
      gran cantidad de funciones de nuestro organismo. Su patología, por
      tanto, puede ocasionarnos molestias variadas en función del órgano
      afectado por el exceso o falta de hormonas tiroideas.
      Sin embargo, una vez controlada o resuelta la situación y normalizadas
      las cifras analíticas, la sintomatología relacionada con el tiroides
      desaparece. Y ésto a pesar de tomar medicación. Es decir que, aunque
      se tome medicación, si la función del tiroides está normalizada, la
      clínica no se relaciona con el tiroides.
      La forma de ver cómo funciona el tiroides es mediante una serie de
      determinaciones analíticas que permiten verificar si su función es
      normal o alterada.
      En este caso, aun tomado medicación (Eutirox 50), sus cifras
      analíticas son normales con lo que, lamentablemente, la sintomatología
      que cuenta no se puede relacionar con su problema tiroideo y deberá
      buscar otra causa que la justifique sin relacionarla con el tiroides.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s