NUTRIGENOMICA (Parte I). Introducción

Términos como Nutrigenómica y Nutrigenética se abren paso desde la literatura científica hasta el nivel de divulgación. Estas ciencias ganan cada día más en importancia y se vislumbran como herramientas útiles hacia la nutrición personalizada de un futuro cada vez más cercano. En esta serie de artículos relacionados con la Nutrigenómica haremos una breve introducción, veremos aplicaciones, las ciencias auxiliares y la relación con enfermedades crónicas cuyo riesgo podemos reducir con el uso correcto de la Nutrigenómica, en base al estado actual de la ciencia.

Durante las últimas décadas, el desarrollo de las técnicas de la Biología molecular ha permitido conocer a nivel subcelular el desarrollo de los seres vivos. En lo que alimentación respecta, la Nutrición molecular esclarece las interacciones de elementos nutritivos y no nutritivos de la dieta, como regulan la expresión o represión de ciertos genes y la señalización celular que generan, lo que ha permitido acercarnos un poco más al concepto de nutrición personalizada, a pesar de ser esto una posibilidad que todavía no está al alcance de la ciencia.

nutrigenómica

Los polimorfismos genéticos de un nucleótido (SNP), variantes en el número de copias de algunos genes o las metilaciones del genoma determinan la actividad de transportadores y enzimas, influyendo sobre el metabolismo, el fenotipo y las necesidades nutricionales específicas de cada individuo. Ya ha sido ampliamente demostrado que los nutrientes y otros componentes no nutricionales modifican los mediadores entre estos y el genoma. Los elementos que pueden intervenir a la hora de modular la expresión de los genes son numerosos: Macronutrientes (ácidos grasos, aminoácidos y glucosa), micronutrientes (minerales y vitaminas), aditivos, contaminantes ambientales, probióticos y prebióticos (al influir tanto en la microbiota de manera cualitativa como cuantitativa, además de modificar el metabolismo de macro y micronutrientes). A pesar de todo, el resultado de la interacción entre estos compuestos y el genoma puede ser perjudicial o beneficioso. Como ejemplo de interacción entre nutrientes y genoma tenemos un polimorfismo que reduce la actividad de la enzima metilentetrahidrofolatoreductasa (MTHFR), lo que provoca un incremento en sangre de la homocisteína (factor de riesgo cardiovascular y causa de alteraciones a nivel del sistema nervioso central, entre otros). Estos individuos deben incorporar mayores niveles de acido fólico a su dieta (por encima de las recomendaciones de la población general) para evitar una elevación peligrosa de la homocisteína plasmática. Otro caso más curioso es la variable influencia que tiene la grasa que ingerimos sobre la tensión arterial en base a la dotación genética individual. Si poseemos un determinado polimorfismo del gen APOA5, no será adecuado seguir la recomendación habitual que nos indica que el valor calórico de las grasas ingeridas no debe superar el 30% del total de calorías diarias, ya que seguir estas indicaciones podría dispararnos la presión arterial. En estos casos, paradójicamente, lo adecuado es elevar la ingesta de grasa hasta que represente un total del 40% de las calorías ingeridas. No obstante, la situación es mucho más compleja que averiguar simplemente qué polimorfismos poseemos y adecuar nuestra dieta a ello, pues lo que puede ser ideal para una variante de un gen podría afectar negativamente a la expresión de otro o atentar directamente contra la salud de todo el organismo, como es posible que ocurra en el caso anterior. Sin embargo, la complejidad no se limita a conocer nuestro genoma, pues varios factores no genéticos influyen en el silenciamiento o modifican la expresión de nuestros genes, como veremos en artículos posteriores. Esta es una de las dificultades a las que se enfrenta la nutrición personalizada del futuro.

Para saber más:

http://www.rtve.es/television/20110511/alimentacion/431841.shtml

http://www.rtve.es/television/20110506/medicina-enfermedades-del-bienestar/430640.shtml

http://www.food4me.org/es/news/8-food4me-press-release

Antonio Alfonso García

Graduado en Nutrición Humana y Dietética

Máster en Calidad y Seguridad Alimentaria

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s