La fibra dietética

La fibra dietética está constituida por diversos compuestos de origen vegetal y presenta como característica principal que aunque las enzimas del intestino humano no pueden hidrolizarla, experimenta una fermentación parcial o total en el intestino grueso.

La fibra alimentaria es un complejo formado por numerosos compuestos de  naturaleza química muy diversa, que consta de dos fracciones (insoluble y soluble), dependiendo de su solubilidad en agua.

La fibra insoluble es poco fermentable y tiene un marcado efecto laxante y regulador intestinal, mientras que la fibra soluble, con mayor grado de fermentación, tiene otros efectos fisiológicos.

Efectos de la fibra

–          Exige una mayor masticación y secreción salival; sensación de saciedad.

–          Es hidrofílica, especialmente la fibra soluble con aumento del bolo fecal.

–          La retención de agua influye en la absorción de nutrientes y su paso adecuado a la sangre en el periodo post-pandrial; reduce la glucemia post-pandrial y/o la insulinemia.

–          Reduce los niveles preprandiales de colesterol.

Negativos:

–          Malabsorción de algunos nutrientes. Los fitatos forman parte de la pared de los vegetales y se combinan con minerales y vitaminas en el intestino humano. Cierta proporción de calcio puede combinarse, formar sales y llegar intactas hasta el intestino grueso. Pero la actividad microbiana del colon es capaz de hidrolizarlas y facilitar la absorción en las porciones terminales del intestino, incluido el recto.

La microflora del colon

Es capaz de fermentar la fibra dietética y convertir los polímeros de glucosa en monómeros. Esto se lleva a cabo por enzimas extracelulares, pero, en el interior de la bacteria, todo continúa hasta la obtención de piruvato y, a partir de él la formación de ácidos grasos de cadena corta: acetato, propionato y butirato, que el organismo absorbe y utiliza, rindiendo en promedio la fibra dietética aproximadamente 2kcal/g de energía.  Y otros productos finales como CO2, H2 y CH4. Todo el almidón resistente sufre este proceso en el colon.

Más del 50% de la fibra consumida se metaboliza en el intestino grueso. La eficacia de la microflora depende del tipo de fibra consumida en la dieta: el almidón puede hidrolizarse hasta el 100%; la celulosa y hemicelulosa hasta el 80-90%. El salvado de trigo sólo el 50%. Los más solubles son los más fácilmente degradables.

Fuentes y clasificación de la Fibra Dietética

Imagen1

Las fuentes principales de fibra dietética son los alimentos de origen vegetal: cereales, leguminosas, verduras, hortalizas y frutas.

La fibra dietética soluble o altamente fermentable incluye al almidón resistente, pectinas, gomas, mucílagos y ciertos tipos de hemicelulosa y polisacáridos no amiláceos de reserva de la planta. La mayor parte de estos compuestos son muy hidratables y forman geles en el intestino delgado.

La fracción soluble es variable, existiendo proporciones elevadas de la misma respecto al total de fibra dietética en frutas (38%), verduras y hortalizas (32%) y legumbres (25%). La fibra dietética soluble se caracteriza porque retrasa la absorción de glucosa y grasa en el intestino delgado y porque gran parte de ella sufre un proceso de fermentación en el colon, con producción de hidrógeno, metano, dióxido de carbono y ácidos grasos de cadena corta que son absorbidos por el organismo y metabolizados, teniendo una relación estrecha con los procesos metabólicos del aparato digestivo, y cuyos efectos fisiológicos se asocian generalmente con la disminución del colesterol en sangre, con el control de la glucemia y el control de la diabetes.

La fibra dietética insoluble incluye celulosa, algunas hemicelulosas, lignina y otros polifenoles como los taninos condensados. Predomina en los cereales, las hortalizas, verduras y algunas leguminosas.

La fracción insoluble, rica en polifenoles, apenas sufre procesos fermentativos en el colon, y tiene un efecto más marcado en la regulación intestinal, con reducción del tiempo de tránsito digestivo y aumento del peso de las heces. Algunos tipos de fibra dietética insoluble muy rica en polifenoles también presenta una marcada influencia en la reducción de la colesterolemia.

Contenido de fibra dietética de algunos alimentos

Imagen2Imagen3

En España, el consumo medio actual de hidratos de carbono no feculentos es de 18,3g/persona/ día, siendo la fracción soluble de 7,13g, no obstante, si consideramos el concepto de fibra dietética en sentido amplio, o sea, todo el material no digestible que llega al colon, esta cifra se eleva hasta 41,5g/día por el aporte del almidón resistente. El mayor porcentaje de esta fibra dietética la aportan los cereales (43%), seguido de las verduras y las hortalizas (33%), frutas frescas (19%), legumbres (4%) y frutos secos (1%).

Recomendaciones  de ingesta de fibra: 20-25g/día

 

Patricia García Alós

Dietista-Nutricionista NºColCV: 00282

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s