Diabetes y alimentación

La alimentación es un pilar fundamental en el tratamiento de la persona con diabetes, pero  los objetivos varían dependiendo de si hablamos de diabetes tipo 1 o tipo 2.

La diabetes tipo 2, en una gran mayoría viene causada por la obesidad, ya que la grasa (y sobre todo la grasa en la zona abdominal) produce resistencia a la insulina. Por tanto, el objetivo principal de la dieta de una persona con diabetes tipo 2 será la pérdida de peso. Antes de comenzar con el tratamiento farmacológico se debe procurar perder peso, ya que con la pérdida de peso moderada (de un 5%) ya aparecen los beneficiosCUIDATE

  • disminuye la resistencia a la insulina (recordar que este tipo de diabetes se caracteriza porque el páncreas produce insulina todavía, pero no en suficiente cantidad o no ejerce sus efectos de forma eficaz sobre las células),
  • mejora el perfil de las glucemias y disminuye la necesidad de tratamiento.

En la diabetes tipo 1, el objetivo principal es mantener una buena distribución de los hidratos de carbono a lo largo del día en varias ingestas, para así tener un buen perfil de las glucemias,  evitando en la medida de lo posible tanto las hiperglucemias (subidas del azúcar en sangre) como las hipoglucemias (bajadas del azúcar en sangre).

Los niveles normales de glucemia (azúcar en sangre) se sitúan entre 80-140 mg/dL y hasta 180mg/dL  2 horas después de comer.

El debut de las personas con diabetes tipo 1, suele ir acompañado de una pérdida peso, pero esto no es excesivamente preocupante ya que cuando las glucemias se estabilizan, se tiende a recuperar el peso de nuevo con normalidad. En las personas con diabetes tipo 1, no suele ser necesaria la pérdida de peso.

cubiertoLa alimentación de la persona con diabetes sigue las mismas recomendaciones que las de la alimentación saludable para la población general, la única diferencia es que han de adquirir el hábito del recuento de hidratos de carbono, algo que la gente sin diabetes no tiene por qué hacer.Es decir, las personas con diabetes tienen las mismas necesidades de energía y nutrientes que personas sin diabetes de su misma edad y características físicas, por tanto, su dieta ha de basarse en la Dieta Mediterránea con la única distinción que han de controlar el consumo de hidratos de carbono.

Como para la diabetes cobran especial importancia los hidratos de carbono hay que matizar varias cosas:

1. Su función es energética y son la única fuente de energía para el cerebro y sistema nervioso, por tanto, nunca hay que prohibir los hidratos de carbono para una persona con diabetes, ya que lo único que se consigue es agravar la situación. Se debe controlar la cantidad, pero nunca eliminar de la alimentación. Deben representar el 50% del total de la energía diaria

 2. Se distingue entre los hidratos de carbono de absorción rápida y los de absorción lenta.

  • Los de absorción rápida se absorben entre 15-30 min tras haberse ingerido y son: glucosa, fructosa, lactosa, maltosa, sacarosa, galactosa…Se encuentran en azúcar, miel, frutas y zumos, chocolate, etc.
  • Los de absorción lenta tardan más de 30 minutos en absorberse y se distingue entre almidones (están en pan, harinas, patata, pasta, legumbres, arroz) y fibras, que son almidones complejos que no se pueden digerir (se encuentran en productos integrales, frutas y verduras y legumbres). Un buen aporte diario de fibra es importante porque previene el estreñimiento, enlentece la absorción de azúcares, reduce la absorción de grasas, y además es saciante.

carbohidratos

 complejos

3. No sólo importa si un hidrato de carbono es de absorción rápida o lenta, hay alimentos con índice glucémico alto y otros con bajo índice glucémico, (velocidad a la que el hidrato de carbono pasa a la sangre y eleva la glucemia) pero estas tablas cada vez están adquiriendo menor importancia ya que, independientemente del índice glucémico del alimento, la velocidad de absorción depende de muchos factores. Entre ellos:

  • la técnica culinaria: ejemplo; se absorben más lentamente los hidratos de carbono de una manzana al horno que de una manzana natural, o esa misma manzana si se come con piel también se absorberán más despacio los hidratos de carbono que si se toma sin piel.
  • el grado de cocción: mejor tomar la pasta y el arroz al dente.
  • la presencia de otros alimentos: tener en cuenta que en las comidas principales los hidratos de carbono van acompañados en el plato por proteínas, grasas y fibras que van a enlentecer la velocidad a la que pasan a la sangre.
  • o incluso la temperatura del alimento: ejemplo; se absorben más rápidamente los hidratos de carbono de un puré caliente que del mismo puré templado.

En la siguiente entrada se tratará el sistema de intercambios y equivalencias de alimentos, ya que es el tipo de dieta más preciso para controlar la cantidad de hidratos de carbono que se ha de tomar.

Ainhoa Alemany Postiguillo

Dietista-Nutricionista

Colegiada CV 00224

Anuncios

3 pensamientos en “Diabetes y alimentación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s