Olvídate de las dietas milagro…Es hora de desterrar los mitos

Se acerca el verano y seguro que has ganado unos quilitos de los que te gustaría deshacerte. Pues bien, es hora de desterrar las dietas milagro, aquellas dietas que te proponen una pérdida rápida de peso y se olvidan de lo más importante, hacer un cambio en tus hábitos. Desgraciadamente estamos rodeados de mitos y falsas creencias que tienen poco que ver con la nutrición. Uno de los principales problemas de la nutrición en las sociedades industrializadas son las falsas dietas de adelgazamiento conocidas como “dietas milagro.”

dietas hipo

Millones de personas esperanzadas siguen dietas absurdas, dietas que se divulgan en un gran número de publicaciones y medios por falsos profesionales de la NUTRICION, aun así tienen una gran repercusión mediática.
Actualmente estamos acostumbrados a obtener de forma rápida aquello que deseamos, además, en los tiempos que corren y al estrés al que estamos sometidos a diario olvidamos los buenos propósitos. ¿Cuántas dietas has probado ya? ¿Cuánto tiempo dedicas a elegir los alimentos y cocinarlos?

Para esta tarea se requiere fuerza de voluntad, algo de tiempo e imaginación y seguro que pierdes peso de forma adecuada. Elige una dieta sana, equilibrada, variada y moderada.

Ten en cuenta que las dietas mágicas no pueden sostenerse en el tiempo, porque nuestro organismo no está diseñado para ello, de hacerlo, entrarías en un estado carencial que podría tener graves repercusiones.

Existe una gran variedad de dietas mágicas, destacan las dietas excesivamente hipocalóricas, las disociativas, excluyentes, las monodietas o dietas liquidas…………. Y seguro que surgen a diario nuevas fórmulas sin fundamento dispuestas a vender a expensas de nuestra salud.

En cuanto a las dietas excesivamente hipocalóricas, son dietas de 600-800 Kcal /día, que no cubren ni siquiera el 50 % de las necesidades calóricas, y por tanto tampoco cubre los requerimientos del resto de nutrientes.
Son dietas desequilibradas en las cuales se reduce el gasto metabólico basal, de manera que tu organismo recurre al ahorro energético evitando su consumo. Esta situación se da incluso cuando el número de tomas es mínimo, debes hacer de 4 a 5 tomas al día, desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

Es evidente que una dieta hipocalórica te conducirá a una pérdida rápida de peso de forma incontrolada y al suspender el tratamiento te provocará una ganancia de peso, siendo absurdo y perjudicial el esfuerzo realizado.
Las dietas disociativas, de momento carecen de fundamento científico porque nuestra fisiología es un todo armonizado, con funciones sincronizadas e interdependientes. Están basadas en la idea de que los alimentos no engordan por sí mismos sino que lo hacen al combinarlos con otros alimentos. Entre las disociadas las más conocidas son “la dieta disociada de Hay” y la” dieta de Montignac”.

La dieta disociada de Hay es la precursora de todas ellas, nace en los años 20, está basada en que las proteínas y los hidratos de carbono no pueden ingerirse de forma simultánea, porque las digestiones son incompatibles y llevan al aumentar de peso. Esto es una idea errónea ya que nuestro sistema digestivo es capaz de digerir todos los alimentos, además los enzimas digestivos son completamente específicos de cada nutriente. No hay nada que nos indique que estos enzimas van a ser menos activos cuando se presentan proteínas e hidratos de carbono en la misma ingesta.
Por otra parte, en la dieta de Montignac, la idea fundamental es evitar las mezclas de grasas y de hidratos de carbono. Limita la fuente de aporte glucídico a excepción de los que contienen fibra. Prohíbe el azúcar, la pasta, las patatas y el arroz, e indica que la fruta se debe comer sola. Se trata de una base errónea y sin fundamento.

Las dietas excluyentes, consisten en eliminar de la dieta alguno de los nutrientes. Los nutrientes son elementos necesarios para nuestro organismo y deben ser incluidos en la dieta. Destacan las dietas ricas en grasas, sin límite en proteínas y sin hidratos de carbono, las cuales se alejan de lo que sería un perfil adecuado.
En este tipo de dietas aparecen los cuerpos cetónicos, debiéndose eliminar por la orina y mediante el aire espirado, de ahí el aliento a acetona que desprenden personas que las llevan a cabo. También producen cansancio y malestar.
Se ha observado que en una dieta excluyente de 800 Kcal/día durante 10 días se produce mayor pérdida de peso que la misma dieta de forma mixta, pero se había logrado la misma perdida de grasa. Esto significa que en la dieta excluyente se ha producido una pérdida proteica y de agua, no siendo recomendable. Además son dietas pobres en fibra que requieren el uso de laxantes, provocan una sobrecarga funcional renal y hepática, elevan el colesterol, el ácido úrico y descienden los niveles de potasio. Este tipo de dieta no fomenta en absoluto los hábitos saludables y al finalizar el tratamiento se produce el efecto rebote.

Cabe indicar también que las monodietas, las líquidas y todas éstas basadas en un solo o pocos alimentos son aburridas y aunque la ingesta sea ilimitada, por aburrimiento acaban siendo hipocalóricas. Si es a base de frutas , la sensación de hambre es tal que provoca alteraciones gastrointestinales como malestar, flatulencias, cólicos intestinales, diarreas, vientre hinchado…
Podemos encontrar también la dieta del pollo, la de la sopa quema-grasa, la de jarabe de arce, la de la patata, la de los cereales………….
En términos generales, cuando se habla de la eficacia de estas dietas, lógicamente, la idea está muy clara, son hipocalóricas.

Por todo esto, cuando quieras adherirte a una dieta, no te compliques la vida y elige una DIETA EQUILIBRADA, SANA, VARIADA, MODERADA Y SUFICIENTE.

La característica principal de una dieta de adelgazamiento es el balance negativo entre el consumo y el gasto energético, pero ello se consigue bajo unas determinadas condiciones:

1. El balance energético negativo se mantendrá hasta alcanzar el peso adecuado y la proporción de macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), cumplirá los requerimientos.

2. Es recomendable mantener el peso adecuado durante toda la vida, de manera que será importante seguir con los buenos hábitos alimentarios en beneficio de tu salud.

3. Durante el periodo de adelgazamiento deberás elegir alimentos ricos en nutrientes y poca densidad calórica para evitar que el menor aporte energético no origine carencias.

4. La dieta de adelgazamiento deberá pautarla un profesional en base a tus características físicas y estará adecuada a los hábitos alimentarios del individuo.

5.Y por último y no menos importante es hora de plantearte iniciar ejercicio físico que ayudará a aumentar tu metabolismo basal y por tanto tu gasto calórico. El ejercicio físico puedes utilizarlo también para compensar aquellos días de celebración en los que te has pasado comiendo.

¡DALE VIDA A TUS AÑOS, Y NO SOLAMENTE AÑOS A TU VIDA!
¡ÁNIMO, CONSIGUE LO QUE TE PROPONES DE FORMA ADECUADA!

Cristina Puchades
Estudiante del Grado en Nutrición Humana y Dietética

Anuncios

2 pensamientos en “Olvídate de las dietas milagro…Es hora de desterrar los mitos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s