Hipertiroidismo

GLANDULAEl hipertiroidismo es la situación clínica y analítica que resulta del efecto de cantidades excesivas de hormonas tiroideas circulantes sobre los tejidos del organismo.

El hipertiroidismo, al igual que el resto de las enfermedades tiroideas, se presenta con mayor frecuencia en el sexo femenino.

Las causas de esta entidad pueden ser muy variadas como la Enfermedad de Graves, recibir demasiado yodo, nódulos tiroideos, tumores de testículo, ovarios y otros…

El paciente hipertiroideo presenta un aspecto pletórico con nerviosismo, debilidad, labilidad emocional, disminución del rendimiento, sudoración excesiva e intolerancia al calor. Suele tener un tránsito intestinal aumentado y, aunque no es frecuente la diarrea, sí existe un incremento en el número de deposiciones. El apetito está incrementado, pero la pérdida calórica generalmente condiciona una paradójica pérdida de peso. El estado hipertiroideo puede causar arrítmias cardiacas o empeorar enfermedad del corazón ya existente. También afecta a otros niveles, como el hueso, causando reducción de masa ósea; a nivel neurológico, es muy frecuente el temblor fino.

El examen físico puede revelar presión arterial sistólica alta, aumento de la frecuencia cardiaca, agrandamiento del tiroides o bocio (figura 1), temblor…

El diagnóstico se realiza a  través de un análisis de sangre, midiendo los niveles de T4. Un alto nivel de esta hormona indica la presencia de hipertiroidismo. Si el índice de sospecha es bajo, se puede medir la hormona estimulante de tiroides (TSH). Si la TSH se suprime, puede haber una producción descontrolada de T4, mientras que una TSH normal generalmente descarta una enfermedad tiroidea. La medición de anticuerpos, como el anti-receptor TSH, contribuye al diagnóstico. El hipertiroidismo por lo general es curable y sólo rara vez es potencialmente mortal. Algunas de sus causas pueden desaparecer sin tratamiento.

El tratamiento del hipertiroidismo principalmente dirigido a frenar la sobreproducción de hormonas tiroideas y controlar la sintomatología. En este sentido, los procedimientos son dos: el tratamiento farmacológico que, en general, es el de primera línea con el objetivo de controlar y estabilizar la enfermedad, y los tratamientos más definitivos que se utilizan una vez controlada la sintomatología como el radioyodo (el más usado) o la cirugía, reservada casi exclusivamente a mujeres embarazadas que no pueden ser controladas con drogas antitiroideas o en aquellos pacientes con oftalmopatía severa.

El tratamiento con Radioyodo, consiste en aplicar una dosis baja de Yodo radioactivo, que no es dañino para nuestro organismo, sino sólo para la tiroides, llegando en la gran mayoría de las veces a destruir la glándula por completo, determinando por ello el hipotiroidismo, es decir, una menor o ninguna producción de hormonas tiroideas que es más fácil de solucionar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s