Neuropatía diabética

monofilamenteoLa neuropatía diabética es una de las complicaciones más frecuentes de la Diabetes Mellitus (DM).  Tanto en la DM tipo 1 como en la tipo 2, la prevalencia de la neuropatía depende de la gravedad y duración de la hiperglucemia (aumento de glucosa en sangre).

En algunos estudios se ha encontrado una incidencia de neuropatía de 6.1/100 pacientes con DM tipo 2 por año, pero puede ser aún más alta si existen además otros factores de riesgo vascular tales como hipertrigliceridemia, aumento de LDL-colesterol, hábito tabáquico, índice de masa corporal elevado e hipertensión arterial. El riesgo de neuropatía es doble cuando hay enfermedad cardiovascular establecida (infarto de miocardio, angina…).

Se piensa que la neuropatía diabética periférica se produce por la interacción de factores metabólicos e isquémicos que impiden que se produzca una reparación adecuada de las fibras nerviosas.

Desde el punto de vista de la sintomatología de la neuropatía diabética se observa disminución en la percepción del dolor, temperatura y vibración, a lo que se puede añadir alteración en la sensib
ilidad y dolor de predominio nocturno, con una típica hiperestesia (dolor exagerado) al roce de la ropa. En casos avanzados se puede encontrar pérdida de fuerza muscular e incluso ataxia sensitiva (trastorno en la coordinación).

Es recomendable la evaluación periódica de la polineuropatía diabética. Además de la inspección de los pies y la valoración de la fuerza y pulsos periféricos; la exploración se puede completar con algunos instrumentos los más frecuentemente utilizados son el monofilamento (Figura  1) y el diapasón.

La base del tratamiento de la polineuropatía diabética está compuesta por tres pilares fundamentales. El primero es el control glucémico óptimo que es fundamental tanto para la prevención de la neuropatía como para enlentecer su progresión.  El segundo pilar es el cuidado de los pies ya que las alteraciones en la sensibilidad pueden producir heridas que no producen dolor y que tienden a la sobreinfección. Es preciso que los diabéticos realicen inspección diaria de sus pies buscando la presencia de fisuras, callos plantares o signos que denoten infección. El médico debe inspeccionar también periódicamente las extremidades inferiores para detectar precozmente la neuropatía. Una vez diagnosticada ésta; es importante evitar la aparición de úlceras que pueden llevar si se sobreinfectan, a la amputación. Es imprescindible mantener una buena hidratación cutánea y recomendar el empleo de calzado adecuado, sin costuras y de punta redondeada. También puede ser útil la colocación de silicona en las zonas expuestas a presión. Por último, una vez establecida la polineuropatía y si ésta es dolorosa tenemos diferentes grupos farmacológicos para tratarla como antidepresivos, anticomiciales, antiinflamatorios; así como pomadas.

Lourdes García Blasco

Médico Residente

U. Endocrinología y Nutrición

Hospital General  Universitario de Valencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s