Higiene alimentaria

Ahora en verano hay más probabilidades de que haya contaminación en los alimentos, debido a un mal almacenamiento, una mala limpieza o un mal uso de éstos. Con las altas temperaturas es más probable que haya crecimiento de microorganismos que pueden ser patógenos para nosotros.

Por eso, os dejo unas sencillas recomendaciones para la higiene y conservación de los alimentos, desde la AESAN:

Después de hacer la compra es necesario seguir unas sencillas normas de higiene y conservación, para evitar que microorganismos que existen en el entorno contaminen los alimentos y produzcan enfermedades que pueden llegar a ser graves, especialmente en niños, embarazadas, ancianos y personas enfermas.

Las normas básicas a seguir para mantener la higiene de los alimentos y evitar que se contaminen son:

1.-  LIMPIEZA: para impedir la propagación de los microorganismos  a través de los utensilios y las superficies usadas durante la preparación y el almacenamiento de los alimentos.

Medidas para combatir los microorganismos:

  • Lavarse las manos con agua caliente y jabón antes de preparar los alimentos y después de usar el baño o tocar animales domésticos.
  •  Limpiar con agua caliente y jabón las superficies y los utensilios  que contacten con los alimentos antes y después de usarlos.
  • Lavar los alimentos  que se vayan a consumir crudos (verduras y frutas que se coman con piel). Se pueden añadir al agua que va a ser usada para lavar las verduras tres o cuatro gotas de lejía especial para desinfectar alimentos.
  •  Mantener siempre limpio el frigorífico. 

Higiene alimentaria Sigue leyendo

Anuncios

“TU MEJOR ACCIÓN, HIDRATACIÓN”

El Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos ha puesto en marcha la campaña sanitaria “Tu mejor acción, hidratación”, con el fin de incidir en la importancia de hidratarse adecuadamente, en especial durante los meses de verano.
A continuación, se expone el decálogo de la hidratación, que pretende mejorar la calidad de vida y la salud de la población general, ayudando a mantener el equilibrio hídrico y evitando la aparición de síntomas relativos a los procesos de deshidratación:

1. Se aconseja el consumo de entre 2 y 2,5 litros de líquidos al día, a lo largo del día, incluyendo el agua que proviene de los alimentos. Se debe beber sin esperar a tener sed. Si se realiza actividad física en ambientes calurosos es necesario aumentar la cantidad de líquido.
2. Prestar atención a situaciones que pueden favorecer la deshidratación, como el calor y la sequedad ambiental anormalmente elevados, fiebre, diarreas, vómitos, etc. Se desaconseja realizar actividades físicas en horas centrales de días calurosos, exposición exagerada al sol, etc.
3. Los síntomas que orientan hacia un cuadro de deshidratación son, entre otros, sed, sequedad de las mucosas y de la piel, disminución de la cantidad de orina y, en casos más graves, pérdida brusca de peso, orina oscura y concentrada, somnolencia, cefalea y fatiga extrema.
4. El agua y otras bebidas son necesarias para asegurar una adecuada hidratación. En situaciones de deshidratación leve las bebidas con sales minerales, en concreto sodio, y con azúcares de absorción rápida pueden facilitar una mejor rehidratación.
5. Es conveniente hidratarse antes, durante y después del ejercicio ya que cualquier ejercicio físico, aunque sea moderado, produce la eliminación de cierta cantidad de agua y sales minerales, además de un consumo energético.
6. Además de los líquidos, ciertos alimentos, como frutas y verduras, nos pueden ayudar a mantener un buen nivel de hidratación.
7. Las comidas copiosas requieren un aporte suplementario de bebida.
8. Si realiza algún tipo de dieta pueden variar sus necesidades específicas de hidratación.
9. Las bebidas alcohólicas no evitan la deshidratación e incluso pueden llegar a empeorarla.
10. La utilización de forma habitual de ciertos medicamentos (diuréticos, por ejemplo) puede afectar al estado de hidratación.

hidratación

Fuente: Documento de Consenso “Pautas de hidratación con bebidas con sales minerales”, Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos

Lina Granell Vidal
Licenciada en farmacia nºcol 1628
Máster en Atención Farmacéutica Comunitaria