Dietas progresivas

La progresión alimentaria se entiende como la evolución de la alimentación  desde el inicio de la tolerancia digestiva hasta alcanzar el máximo de diversificación de  alimentos, texturas y cocciones. En el ámbito hospitalario son numerosas las situaciones clínicas donde es necesaria una progresión alimentaria. Ésta debe entenderse como un proceso dinámico, en función de diversos factores: situación clínica, cambios anatómicos o funcionales de los órganos que configuran el aparato digestivo y respuesta individual a la progresión. La duración de las diferentes etapas es individualizada, ya que no siempre es posible ni necesario pasar consecutivamente por todas las etapas.

Los objetivos principales de la progresión alimentaria son dos:

• Favorecer el confort posprandial después de un tiempo de reposo digestivo.

• Restablecer el trofismo intestinal para evitar una posible malabsorcíón.

Los objetivos secundarios son los siguientes:

• Garantizar y optimizar el estado nutricional, favoreciendo la recuperación funcional del paciente.

• Mantener el beneficio nutricional cuando se ha establecido la nutrición artificial previa.

• En procesos quirúrgicos del tracto intestinal, adaptar la alimentación a los cambios anatómico-funcionales ocasionados por la cirugía.

Dietas progresivas

Sigue leyendo