Intolerancia a la fructosa. Parte 3

Tres pasos para conseguir un vientre tranquilo.

El primer paso se completa en el momento de confirmar el diagnóstico de malabsorción de la fructosa. Ahora ya puedes empezar a cambiar tu dieta en tres fases, cosa que va a resultar más fácil de lo previsto. Dirígete a un especialista en alimentación y nutrición para que te guíe y te resulte más fácil.

La primera fase (fase de carencia)

En esta fase toma sólo alimentos de la columna izquierda de la tabla (ver más abajo). En la tabla de fases encontrarás numerosos platos que puedes disfrutar en este periodo.

La ingestión de alimentos en esta fase de la dieta es estrictamente baja en fructosa. Debes prescindir totalmente de alimentos que contengan fructosa y sorbitol (carencia). La fase de carencia dura entre dos y cuatro semanas y sólo se termina cuando tus molestias hayan mejorado de forma clara. Cuando durante cinco días casi no sienta ya molestias, podrá pasar a la segunda fase.

Es ahora muy importante la ingestión abundante de líquidos: los adultos tomarán diariamente un mínimo de dos litros y los niños un litro y medio. Está especialmente indicada el agua mineral sin gas y las infusiones. Las bebidas con gas sólo aportan aire innecesario al tracto digestivo. También los alimentos voluminosos y flatulentos como las verduras del grupo de la col, las cebollas o las legumbres actúan de forma negativa en el proceso de curación. Mastica bien y tómate tiempo para comer. Informa a tus familiares y amigos. En el caso de los niños aparecen con frecuencia problemas dietéticos porque comen dulces en casa de los abuelos. También los niños deben esperar un mínimo de cinco días antes de iniciar la segunda fase. Si las molestias no mejoran después de dos a cuatro semanas revisa tu plan de alimentación por si estuvieras cometiendo algún error. En caso de duda consulta con tu dietista-nutricionista o a tu médico.

Agua. Sigue leyendo

Anuncios