Neuropatía diabética

monofilamenteoLa neuropatía diabética es una de las complicaciones más frecuentes de la Diabetes Mellitus (DM).  Tanto en la DM tipo 1 como en la tipo 2, la prevalencia de la neuropatía depende de la gravedad y duración de la hiperglucemia (aumento de glucosa en sangre).

En algunos estudios se ha encontrado una incidencia de neuropatía de 6.1/100 pacientes con DM tipo 2 por año, pero puede ser aún más alta si existen además otros factores de riesgo vascular tales como hipertrigliceridemia, aumento de LDL-colesterol, hábito tabáquico, índice de masa corporal elevado e hipertensión arterial. El riesgo de neuropatía es doble cuando hay enfermedad cardiovascular establecida (infarto de miocardio, angina…). Sigue leyendo

Anuncios

Diabetes gestacional

Mujer-embarazada-209x250Conocemos por diabetes gestacional, aquella diabetes identificada por primera vez durante la gestación, independientemente del tratamiento y de su persistencia una vez finalizada la misma.  Hay que diferenciarla de la diabetes pregestacional, que se define como toda diabetes diagnosticada antes del embarazo. Se estima una prevalencia en torno al 4.5% – 11.6% de todas las gestaciones, su incidencia parece estar aumentando en las dos últimas décadas.

Durante el embarazo se producen múltiples alteraciones a nivel de todos los órganos. A nivel del metabolismo de hidratos de carbono se produce un descenso en la sensibilidad de la insulina a lo largo de la gestación. Esta hiperglucemia materna  (por resistencia a la insulina) condiciona un incremento en los riesgos del embarazo tanto en la madre como en el hijo.
Sigue leyendo

Riesgo de padecer diabetes

1. ¿Cómo se diagnostica la diabetes?
Con 2 mediciones de glucosa en la sangre mayores de 125 mg/dl si está en ayunas o con cualquier medición mayor de 200 mg/dl.

2. ¿Quién tiene riesgo de padecer diabetes tipo 2?
– Los mayores de 45 años de edad.
– Si está pasado de peso.
– Si no hace ejercicio regularmente.
– Si su padre, madre, hermano o hermana tiene diabetes.
– Si es mujer y tuvo un bebé que pesó más de 4 kg o tuvo diabetes gestacional cuando estaba embarazada.
– Algunas etnias, como las personas de origen afroamericano, hispanoamericano/latino, americano nativo, asiático americano o isleño del Pacífico.

3. Si le han diagnosticado de diabetes debe de saber que:
– El cuerpo es incapaz de usar y almacenar apropiadamente la glucosa de los alimentos que comemos.
– Esto provoca niveles de glucosa en sangre en cantidades superiores a las normales.
-Finalmente se produce una hiperglucemia crónica que es responsable de complicaciones graves microvasculares (en riñón, retina, pies, boca), y macrovaculares (en corazón, miembros inferiores y cerebro).

4. Entre los síntomas de la glucosa alta en sangre están:
– Glucosuria: cuando la glucosa se eleva en la sangre por encima de un determinado nivel, ésta aparece en la orina.
– Poliuria: orinar muchas veces y en gran cantidad (para que la glucosa pueda eliminarse por la orina).
– Polidipsia: mucha sed, para compensar la orina, incluso por las noches.
– Polifagia: mucha hambre. al no poder absorber la glucosa, las células reclaman “energía”, el sujeto come mucho y pierde peso.
– Otras: visión borrosa, cansancio o somnolencia inusual, hormigueo o adormecimiento en las manos o en los pies, infecciones frecuentes o recurrentes en la piel, las encías, la vejiga o infecciones vaginales.

5. ¿Por qué es importante el diagnóstico lo más temprano posible?
– Muchas personas tienen diabetes durante años antes de presentar síntomas. Cuando estas personas son diagnosticadas, ya la diabetes les ha causado daño en la vista, riñones, encías o nervios.
– Si bien la diabetes no tiene cura, hay opciones que le permitirán mantenerse saludable y disminuir el riesgo de las complicaciones.
– Si usted hace ejercicios, cuida su alimentación, controla su peso y toma el medicamento que su médico le receta, puede lograr una gran diferencia en la reducción o la prevención del daño que la diabetes puede causarle.
– Cuanto antes sepa que tiene diabetes, más rápido podrá adoptar estos importantes cambios en su estilo de vida

6. ¿Qué exploraciones deben realizarse a la persona con diabetes?
– Análisis de sangre periódico: Hemoglobina glicosilada (HbA1c que debe ser menor a 7%), grasas (colesterol LDL < 100, HDL > 45, triglicéridos < 200), función del riñón
– Peso.
– Análisis de orina una vez al año.
– Medir la tensión arterial (máximo 130/80).
– Revisar la vista cada 1-3 años.
– Revisión de pies: circulación, sensibilidad, una vez al año.
– Algunos diabéticos necesitarán de autocontroles de glucemia digital.

7. En cuanto al tratamiento
Es muy importante una buena planificación de la dieta y la actividad física.

Recomendaciones alimentarias generales:
– Mantener una alimentación variada.
– Adecuar la ingesta de calorías al gasto energético y al mantenimiento de un peso adecuado.
– Reducir del consumo de grasas, (particularmente las saturadas y colesterol) y azúcares simples.
– Controlar los azúcares complejos: cereales, panes, galletas, arroz o pasta de granos enteros o integrales.
– Aumentar el consumo de verdura, pescado y fruta.
– Reducir el consumo de sal.
– Moderar el consumo de alcohol.

Ejercicio: Haga de 30 a 60 minutos de actividad física casi todos los días. Una buena manera de moverse más es haciendo una caminata a paso enérgico pero se puede complementar muy bien con ejercicios de fuerza.

Tratamiento farmacológico: déjese aconsejar por su médico, que es quien le recomendará el mejor tratamiento posible. Entre ellos están:
– Fármacos orales (diferentes tipos y combinaciones).
– Si existe obesidad existen nuevos inyectables que pueden contribuir a reducir el peso.
– Insulina: sola o combinada con fármacos.
– Controles glucémicos si fuera necesario.
– Tratar el resto de factores de riesgo: hipertensión arterial, colesterol, triglicéridos, evitar el tabaco, dar aspirina como preventivo en algunos pacientes.

8. Los objetivos del tratamiento son:
– Evitar las complicaciones (infartos de miocardio, ictus cerebrales, problemas oculares, renales, alteraciones sensitivas, úlceras en los pies…).
– Si la complicación ya existe, evitar que progrese.
– Adecuar los objetivos del tratamiento al tipo de paciente con diabetes.
– No sólo tratar la glucosa. También todos los otros factores de riesgo (tensión, colesterol, tabaco, etc.).