Cómo ordenar mi compra en la nevera

¿Os habíais planteado alguna vez que hay un orden lógico para guardar la comida en la nevera?

Después de leer esto seguro que ya no tenéis dudas.

Muy buenos consejos, ahí van:

COLOCAR DE FORMA SEGURA

Cuando lleguemos a casa, trataremos de clasificar los alimentos en alimentos que no necesitan frío, alimentos refrigerados y alimentos congelados.

La etiqueta de los productos alimenticios nos puede ayudar, ya que en muchos casos nos informará del modo de conservación más adecuado. No tires los envases de los productos sin asegurarte de que conoces bien el modo de conservación y de empleo.

No debemos almacenar productos o limpiadores químicos junto con alimentos y nunca  se debe utilizar para almacenar alimentos, recipientes que hayan contenido productos no alimenticios o sustancias químicas.

ALIMENTOS QUE NECESITAN FRÍO PARA SU CONSERVACIÓN

Los alimentos que necesiten frío para su conservación deben ser guardados con rapidez para mantener la cadena de frío.

Esto es importante no sólo para preservar la calidad, propiedades nutritivas y organolépticas de los productos alimenticios, sino también para mantener al alimento en condiciones adecuadas de seguridad.

Los alimentos se alteran principalmente por la acción de las bacterias, que son muy activas a temperatura ambiente. Entre los 5ºC y los 65ºC, la mayoría de microorganismos potencialmente patógenos crecen rápidamente y se multiplican en muy poco tiempo. El frío no destruye los microorganismos, pero sí hace más lento o detiene su desarrollo.

Aunque estos microorganismos pueden ser destruidos parcial o totalmente con una buena cocción, hasta que llegue el momento de cocinar, debemos  intentar reducir este peligro manteniendo una temperatura de conservación apropiada. Por esta razón, los alimentos deben estar el menor tiempo posible a temperatura ambiente, sobre todo en verano, ya que se puede producir un rápido crecimiento de microorganismos en el alimento.

Hay ciertos alimentos con mayor tendencia al crecimiento de microorganismos, por lo que habrá que tener más cuidado a la hora de manipularlos y conservarlos: carne de ave, carnes picadas, pescados, alimentos que contengan huevo crudo como salsas y mayonesas, leche y productos lácteos sin pasteurizar o alimentos que no vayan a sufrir tratamiento posterior (frutas y verduras cortadas, alimentos cocinados….) Sigue leyendo

Anuncios

Respuestas al test sobre nutrición.

test

Ya habréis tenido tiempo de contestar al test que os colgué el otro día, así que ahora, para lo más curiosos y aquéllos que quieran aprender un poquito más, os dejo las mejores respuestas del test.

Sigue leyendo

DISFAGIA, ¿Y AHORA CÓMO TENGO QUE COMER?

La dificultad para tragar alimentos es un síntoma que puede deberse a diferentes patologías. La intervención nutricional es indispensable para en mantenimiento de la salud del paciente.

 

Aunque es más frecuente en ancianos, la disfagia puede aparecer a cualquier edad, incluso en recién nacidos. Entre sus síntomas, destacan la tos durante las comidas, atragantamientos frecuentes o cambios en el tono de voz.

 

La alimentación además de ser una función primaria necesaria para la supervivencia, es una actividad de gran trascendencia ya que esta integrada en los hábitos sociales.

Los pacientes con disfagia  a menudo sienten que han perdido su intimidad en las actividades básicas para la vida diaria, incluso su independencia o autonomía.

 

Algunas recomendaciones básicas para evitar o disminuir la disfagia son: Posición correcta, estar bien sentado (con la espalda recta incluso cuando se esté encamado), inclinar la cabeza ligeramente hacia abajo y tragar en esa posición, disminuir la cantidad o volumen de comida en cada cucharada (pueden utilizarse cucharillas de postre), no tener prisa en acabar, estar concentrado y tranquilo, evitando distracciones.

 

Respecto a los alimentos, evitar aquellos con consistencias mixtas (combinación de alimentos sólidos y líquidos, como sopa por ejemplo), alimentos fibrosos o con hebras, o los muy secos, pegajosos o espesos.  Tener especial cuidado con los líquidos, y nunca usar pajitas.

 

 Con la ayuda de estas recomendaciones es posible mantener una correcta nutrición del paciente y asegurarnos de que se su alimentación es completa, sana y equilibrada.

 

EJEMPLO DE MENÚ PARA UNA SEMANA.

disfragia 1

EMMA VILAR MARTÍNEZ (Diplomada en Nutrición Humana y Dietética)

VERÓNICA LUJÁN LÓPEZ (Técnico Superior en Dietética y Nutrición)

ESTER SAEZ FLIQUETE (Graduada en Nutrición Humana y Dietética)