Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 1 con infusión subcutánea continua de insulina

1La diabetes mellitus tipo 1 (DM 1) es una enfermedad caracterizada  por un aumento de los niveles de glucosa en sangre (glucemia), debido a una falta de producción de insulina por las células beta del páncreas.

Clínicamente se caracteriza por pérdida de peso a pesar de un aumento de la ingesta (polifagia), aumento de la sed (polidipsia) y aumento de la producción de orina (polidipsia).

Para su tratamiento es necesario que el paciente se administre insulina subcutánea. Actualmente existen distintos tipos de insulinas: lentas, ultralentas, rápidas, ultrarápidas e insulinas premezcladas con distintos porcentajes de insulina rápida y lenta en la misma preparación. La mayoría de pacientes con DM 1 utilizan la llamada terapia bolo basal o terapia con múltiples dosis de insulina (MDI) que consiste en la administración de una o dos dosis diarias de insulina ultralenta, para cubrir las necesidades basales de insulina, y unas tres a cinco dosis de insulina ultrarápida antes de cada ingesta para hacer frente al aumento de la glucemia con la ingesta (insulina prandial). Sigue leyendo

Anuncios

Ejercicio físico en hipertensión arterial

TratamientosNoFarmacologicosHipertensionNoArterialLa Asociación Americana del Corazón (AHA) considera óptimas unas cifras de tensión arterial menores de 120/80 mmHg para evitar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

La práctica de ejercicio físico de manera regular previene o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial  y disminuye los valores en individuos que ya la padecen.

Sigue leyendo

Neuropatía diabética

monofilamenteoLa neuropatía diabética es una de las complicaciones más frecuentes de la Diabetes Mellitus (DM).  Tanto en la DM tipo 1 como en la tipo 2, la prevalencia de la neuropatía depende de la gravedad y duración de la hiperglucemia (aumento de glucosa en sangre).

En algunos estudios se ha encontrado una incidencia de neuropatía de 6.1/100 pacientes con DM tipo 2 por año, pero puede ser aún más alta si existen además otros factores de riesgo vascular tales como hipertrigliceridemia, aumento de LDL-colesterol, hábito tabáquico, índice de masa corporal elevado e hipertensión arterial. El riesgo de neuropatía es doble cuando hay enfermedad cardiovascular establecida (infarto de miocardio, angina…). Sigue leyendo