Dieta post-Navidades

¿Unos kilitos de más tras las vacaciones? ¿Pensando en hacer algún tipo de dieta estricta o milagrosa?
No hace falta que os matéis a pasar hambre ni a hacer dietas imposibles de seguir por lo restrictivas y raras que son.
Con unos simples cambios en tu vida será suficiente para volver a tu peso de antes e incluso perder más si es lo que estás buscando.
Os dejo 10 trucos infalibles para que empieces a poner práctica.
Este artículo que encontré, se basa en algunos de los estudios y libros desarrollados y escritos por dos de los doctores más prestigiosos en el mundo de la medicina y nutrición, Valentín Fuster y José Ordovás. Son 10 errores habituales que solemos cometer a la hora de comer, decidir qué comer o cómo hacerlo.

Guía para corregir malos hábitos en la alimentación

¿Asalta la nevera antes de irse a dormir? ¿No puede rechazar un dulce?
Los expertos explican cómo solucionar diez errores comunes para mejorar nuestra salud Sigue leyendo

Anuncios

“Antojos”

Mirad el estudio que he encontrado. Para darle importancia, una vez más, al desayuno, la comida más importante del día.  El estudio demuestra cómo funciona el cerebro cuando no se desayuna:

“Científicos del Imperial College de Londres dirigidos por el investigador Tony Goldstone, han demostrado que, si nos saltamos el desayuno, horas más tarde nuestro organismo suele tener “antojos” de alimentos grasos y ricos en calorías”

La investigación presentada en el congreso Neurociencia 2012 en Estados Unidos, mostró que en ayunas hay una predisposición clara hacia alimentos ricos en calorías. Las personas sometidas al estudio que no desayunaban, consumieron un 20% más de calorías en la siguiente comida.

Llegaron a la conclusión de que la región del cerebro involucrada en la atracción a los alimentos, se volvía más activa cuando el estómago estaba vacío. No comer a primera hora de la mañana vuelve a los alimentos grasos y a los dulces más “atractivos” para nuestro cerebro y favorece una dieta desequilibrada, además de potenciar la voracidad.

Espero que os haya interesado. Aquí os dejo 2 ejemplos de posibles desayunos, almuerzos y meriendas:

 

¿Con cuál os quedáis? ¿Habéis desayunado hoy?

Patricia García Alós

Dietista-Nutricionista. NºCol.C.V: 282

¿Por qué son malas las chuches?

Las golosinas son una tentación difícil de resistir, sobre todo para los niños. Y eso es debido a su alto contenido en azúcares simples.  Éstos son de absorción rápida y sólo aporta calorías “vacías”, es decir ningún tipo de nutrientes. Favorecen el exceso de peso y la obesidad. Además este tipo de hidratos de carbono simple provocan caries en los niños, lo que facilita la caída de éstos. Un exceso de golosinas puede generar resistencia a la insulina y a largo plazo favorecer la aparición de diabetes.

Ejemplo: una bolsita de caramelos de goma de 100 gramos aporta 360 kcal.

Además de todas estas calorías que aportan, las “chuches” aportan gran cantidad de grasas saturadas, sal, colorantes, saborizantes y aditivos, que pueden traer consigo problemas gástricos como acidez o anemia.

Por lo tanto, las “chucherías” no deberán ofrecerse a los niños  como premio, recompensa o regalo ya que, además de provocarles una adicción que costará cada vez más quitarles, puede provocar problemas para su salud. No están prohibidas pero habrá que controlar su consumo.

Mucho más aconsejable es preparar meriendas, premios, aperitivos dulces a base de frutas para que aprecien los fantásticos sabores de las frutas y se acostumbren a consumirlas de forma habitual en su alimentación diaria.

Patricia García Alós

Dietista-Nutricionista NºColCV:00282