Estudio de la glándula tiroides

Ecografía tiroideaLas enfermedades de la glándula tiroidea son importantes dada su prevalencia e importancia pronóstica en algunos casos, como en el nódulo tiroideo. Sus causas van desde las originadas por déficit nutricionales (déficit de yodo), las autoinmunitarias (enfermedad de Graves-Basedow, tiroiditis de Hashimoto, etc.) y neoplásicas, entre muchas otras. La patología tiroidea puede presentarse con hormonas tiroideas normales (normofunción tiroidea o eutiroidismo), con hipofunción tiroidea o hipotiroidismo (T4L y T3L disminuidas con TSH variable según el origen) o como hiperfunción tiroidea o hipertiroidismo (T4L y T3L elevadas con TSH elevada, normal o suprimida según su etiología). Para determinar los niveles hormonales es imprescindible un análisis sanguíneo.

La glándula tiroides puede ser estudiada con diversas técnicas de imagen como la gammagrafía, tomografía computada (TC) y resonancia magnética (RM).La gammagrafía tiroidea es una prueba que utiliza un marcador radiactivo para evaluar la estructura y el funcionamiento de la glándula tiroides. Tanto la TC, como la RM se utilizan para estudio de lesiones tiroideas, así como la extensión de las mismas o para planificar una cirugía. Sin embargo, el método más utilizado es el ultrasonido o ecografía; técnica generalmente de primera línea, que permite la evaluación morfológica y vascular. Además permite la ubicación intraoperatoria de lesiones y como guía en procedimientos invasivos. Los equipos no requieren ningún tipo de instalación especial, son cómodos para el paciente; es una técnica inocua (sin irradiación) y los estudios son de fácil realización. La interpretación depende de la experiencia, por lo que es imprescindible realizar en manos de radiólogo o endocrinólogo experto.

Lesión tiroidea que desplaza la traquea

Lesión tiroidea que desplaza la traquea

La información que nos aporta la ecografía de la glándula tiroides es de tamaño, ecogenicidad, estudio de áreas nodulares y la posibilidad de punción aspiración con aguja fina (PAAF) con guía ecográfica. Llamamos ecogenicidad a la capacidad de los tejidos para reflejar el ultrasonido. Está en relación con la densidad y el contenido en agua o líquidos en general de los tejidos. Pero la aplicación más útil de la ecografía en el estudio tiroideo es el análisis de áreas nodulares; nos brinda información sobre el tamaño, límites, naturaleza, estructura, contenido, su vascularización, número y evolución.  El estudio ecográfico junto con hallazgos clínicos sugieren malignidad del nódulo: rápido crecimiento de la lesión, fijación a estructuras adyacentes, parálisis de cuerdas vocales, adenopatías, antecedentes de radiación en la infancia, hipoecogenicidad, halo irregular…etc. Mediante la punción por aguja fina de dicho nódulo, se podrá obtener muestras de tejido tiroideo para posteriormente analizarlo y así saber si se obtienen células benignas o malignos. Es la prueba más fidedigna para determinar la posible malignidad del nódulo, sin embargo en algunos casos los resultados pueden no ser concluyentes.

Imagen ecografica tiroides

Imagen ecográfica de glándula tiroides

.

Lourdes García Blasco

Médico residente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s